Consejos para no sabotear tu carrera

0
Advertisement

Siempre que se corre una carrera existe un objetivo; buscar una buena posición (o cuando menos igualar resultados anteriores), mejorar tiempos o simplemente divertirse.

Cualquiera que sea tu meta personal, siempre recibirás recomendaciones como parte de tu entrenamiento y nosotros queremos tomar esta oportunidad para compartirnos las que nos parecen son importantes para que no seas el propio saboteador de tu carrera y tengas todos los elementos para una carrera exitosa.

Hemos hablado con anterioridad de lo que puedes hacer y practicar para tener un mejor desempeño. En esta ocasión tocaremos un tema algo distinto: ciertas acciones que debes considerar para que no afectes tu entrenamiento y tu desempeño el día de una carrera importante. Algunas de ellas pueden sonar lógicas, pero todas ellas son vitales para llegar en tu mejor condición al gran día.

La importancia de un outfit nuevo

Una de las herramientas más importantes que tiene un corredor son sus zapatos deportivos. Procura que el calzado sea de buena marca y adecuados para la actividad que vas a realizar ya que los cortes y materiales pueden provocar un desgaste acelerado en tu calzado si lo eliges de forma equivocada.

Lo ideal al adquirirlos es usarlos primero para caminar, posteriormente en varios entrenamientos y en distancias, de esta forma sabrás si te resultan cómodos y si ajustan perfecto a tus pies y darás oportunidad de que la horma se ajuste a los mismos en diversas condiciones de temperatura y desgaste. Recomendamos utilizarlos en distintas condiciones de uso por lo menos dos semanas previas al evento.

Recuerda que al correr, el pie se moverá necesitando espacio, por eso te recomendamos que al comprar zapatos deportivos te asegures de que quede cuando menos 1 cm de distancia entre la punta de tu pie y la del zapato.

La misma recomendación de no estrenar una prenda va para el resto de tu ropa, incluida la interior. La razón es sencilla: puede ocasionar rozaduras debido a su ajuste y rigidez predeterminados antes de lavar.

Al probar platillos o bebidas nuevas…

Si tienes tiempo queriendo probar la comida en el nuevo restaurante hindú que te han recomendado o una bebida de la cual leíste en línea, te recomendamos que lo hagas varios días antes ya que podrás prever y corregir cualquier reacción negativa en tu cuerpo que pudieran surgir por estas sustancias. Como hemos mencionado antes, cuidar no caer en excesos mientras te preparas para una carrera es altamente recomendable para no mermar tu desempeño. El exceso de picante, grasa y condimentos pueden provocar trastornos que pueden hacer que desistas de la carrera antes de tiempo.

Escucha a tu cuerpo y aléjate de todo lo que sabes que le hace daño, por más sabroso que esto sea. Date un gusto pequeño de vez en vez, por supuesto, eso no se niega a un atleta en entrenamiento.

Adicionalmente ten cuidado con productos como smoothies que prometen aumentar tu rendimiento al darte un boost de energía. Lo “energético” puede caer de peso en el estómago. No consumas nada de esto sin consultar a un especialista.

Revisa los tiempos de otros competidores con anticipación

Es normal querer revisar los tiempos de tus amigos y otros competidores a quienes sigues. Alentamos que lo hagas, pero que sea con anticipación al evento. La razón para esta recomendación es simple: tendrás tiempo para prepararte y definir metas realistas para obtener estos tiempos, crearás un plan de entrenamiento adecuado y podrás entrenar con una meta bien establecida. Cuida que la meta que fijes sea alcanzable, puesto que esperar un pódium en tu primera carrera podría afectar tu confianza y la motivación con la cual entrenas y te preparas para esta carrera y las subsecuentes. También podrías afectar el ritmo de tu entrenamiento y tener un desgaste considerable el gran día.

El tiempo para prepararte física y mentalmente permitirá que observes avances y te motives a seguir superando tu nivel incluso después de la carrera. El tiempo es el mejor aliado de un runner.

Toma tu lugar adecuado en la línea de salida y en los primeros kilómetros

Algunos eventos ubican a sus corredores en diversas jaulas de salida de acuerdo a tiempos previos mientras que otros te dan la opción de elegir un lugar para arrancar. Colócate en donde estés convencido de que saldrás a tu ritmo sin un sprint que pueda mermar tu condición al corto plazo.

Así mismo, querer ser puntero desde el principio, si está fuera de tu nivel, podría ocasionar que rompas tu ritmo y no tengas el rendimiento que sabes que puedes tener. Es tentador tomar posiciones delanteras, pero enfócate en lo que aprendiste en tu entrenamiento y realiza todo como tu cuerpo va dictando. No te dejes llevar por el resto del grupo.

Revisa constantemente el pronóstico del tiempo para el día de la carrera

Esto te permitirá estar mentalmente preparado para el frío, lluvia, humedad, etc. Revisa con varios días de anticipación, un día antes y en diversos medios para que tengas una idea clara de lo que te espera. Solo recuerda que el clima es impredecible y podría cambiar, por lo cual recomendamos que esto no sea algo que consideres como absoluto, ve preparado para todo.

Cuida de tu hidratación

Si bien un exceso de líquido puede provocar un viaje inesperado al baño o pesadez estomacal, es importante cuidar los niveles de hidratación por lo menos desde 24 horas previas al evento. Está comprobado que la deshidratación tiene efectos físicos y mentales cuando estás sufriendo desgaste, así que no demerites la importancia del agua o, mejor aún, de las bebidas rehidratantes con electrolitos.

Durante la carrera, no desprecies los puestos de hidratación por unos minutos menos en el reloj. Tu rendimiento será mejor si estás bien hidratado que con el riesgo a una descompensación.

No aumentes la intensidad de tu entrenamiento previo a la carrera

Recordemos que el cansancio es acumulativo. Y muchas veces el instinto nos motiva a aumentar el ritmo y la intensidad del entrenamiento entre más se acerque la carrera. Esto puede ser un error grave que puede afectar tu rendimiento. Te recomendamos que bajes la intensidad de tus sesiones a un 50% de tu máximo esfuerzo durante los días previos al evento para mantener un ritmo natural en tu cuerpo pero permitiéndole una recuperación paulatina durante esos días.

Tan importante como correr, es el calentar

El calentamiento es vital para aumentar la temperatura corporal y permitir al músculo adaptarse al movimiento y al esfuerzo general del cuerpo, con esto se evitan potenciales lesiones.

Al calentar también se incrementa el flujo sanguíneo promoviendo el crecimiento celular y la función de los órganos, en específico del corazón, ayudándole a reducir el riesgo de anomalías cardiacas inducidas por el ejercicio.

Al calentar también aumentarás la degradación de la oxihemoglobina (a este proceso se le conoce como oxigenación del cuerpo).Y los ejercicios previos ayudan a descomponer el complejo químico del oxígeno permitiendo que el nivel del elemento en la sangre aumente y el músculo mejore su rendimiento al recibir mayores cantidades a través de la sangre.

Con anterioridad hemos hablado de la importancia del régimen, el entrenamiento y la buena alimentación acompañados de la asesoría de un profesional. Todos ellos son pilares para la correcta preparación, pero caer en ciertas tentaciones como las que hemos mencionado en este texto puede provocar que no llegues en óptimas condiciones al gran día.El mejor amigo de un corredor es él mismo y como tal debes hacer caso a tu cuerpo y mente y a las señales que ambos mandan antes y durante la carrera. No todos requerimos de la misma hidratación, por ejemplo, así que utiliza estos consejos como una guía pero siempre sabiéndose adaptar a lo que tu sistema necesita.

Finalmente, corre con la seguridad de que te preparaste adecuadamente y siguiendo todas las recomendaciones para alcanzar el éxito en tu carrera. ¡Mucha suerte!

Advertisement