Mi Experiencia en la Corrida Algarrobo 10K

0
Advertisement

Se comienza a ir el periodo estival, pero aún no se acaban las carreras del verano, para los corredores que estamos permanentemente viajando hacia el litoral central en verano, desde hace varios años venimos escuchando una carrera en particular que año a año convoca a más personas.

Los 10K de Algarrobo, son una corrida familiar, inclusiva; que realiza el Club Deportivo Nacional desde hace 7 años y que sinceramente me sorprendió gratamente.

Para los participantes existen 3 circuitos, 1, 5 y 10K, en una modalidad mixta, que involucra entornos urbanos y también una parte que considero 100% cross country, con muy buena vista por lo demás.

Algunas consideraciones básicas:

  1. Acceso: expedito y con estacionamiento en todo el lugar y sus alrededores.
  2. Participantes: alrededor de 600 o 700 participante en todas las modalidades; ambiente muy familiar y rango etario muy diverso.
  3. Servicios: guardarropía, hidratación y fruta; contaban con números (estampado en la polera), no había crono.
  4. Hidratación en la carrera: cada 2,5 kilómetros (felicitaciones, son mucho mejores que muchas carreras masivas).
  5. Nivel de dificultad:
    1. 1K, familiar, muy lindo recorrido ya que era por la costanera, partieron al principio y se esperó que llegaran todos (medida muy inclusiva y que fomenta el deporte y los valores).
    2. 5K, familiar – participativo, recorrido de igual forma por la costanera, a nivel del mar y con muy buena vista.
    3. 10K participativo, excelente recorrido mitad cross y mitad urbano, que ahora paso a detallar.

La carrera comenzó un tanto desfasada de su origen, pero en realidad uno no va a competir; va a disfrutar, distinto es cuando te preparas e intentas ir por tu PB (si no sabe lo es que es PB, vea mi columna del diccionario del corredor). Ambiente muy familiar, de hecho corrimos por primera vez como familia (mi Esposa Myriam y mi hija Alicia en 1K).

El tiempo espectacular, el cielo estaba nublado pero hacía una grata temperatura; dan la partida y comenzamos a correr, agarran la punta unos 10 a 15 corredores y comienza la “batalla”, inmediatamente después de terminada la costanera,  nos recibe una escalera de 20 a 30 peldaños y acá pienso: “esta cosa parece se viene distinto”; luego te internas en unos bosques con una vista espectacular hacia el mar, aún no pasan ni 2 kilómetros y ya el primer grupo de 10 o 15 personas, queda disminuido a 5 (yo iba detrás de ellos); continúa el bosque y sigue la ascensión; comienzo a pensar: “esto no es tan familiar, me estoy quedando sin piernas”, seguimos atravesando el circuito de cross y enfrentamos una subida violenta (violenta para los que somos corredores normales y no “traileros”), en la subida se se desgrana el grupo y yo aprovecho de quedar cuarto (quedaría cuarto hasta el final); termina la subida del terror; comienza la bajada y acá viene lo bueno, un mes atrás escribí una columna con unos pequeños consejos para correr en cerro; pues bien no hice mucho caso de un consejo que decía “baja controlando tu cuerpo” y en una bajada me saque la cresta, piso mal, se resbale mi pie y me voy de frente al suelo, me arrastro fácilmente 4 metros (lo admito, odio el mal necesario del cerro).

Luego de eso, solo pienso en sacudirme y tratar de terminar dignamente, íbamos en el kilómetro 4-5 aproximadamente cuando comienza el recorrido por la ciudad de Algarrobo urbano, seguía mucha pendiente negativa, pero si uno se pone a jugar mentalmente las subidas suelen pasar rápido, ya que un aliciente es que en una carrera que tiene una partida y meta en el mismo lugar, necesariamente todo lo que subo, lo debo bajar; solo restaba esperar la bajada.

Comienza la bajada cerca del kilómetro 7, ahí es donde necesariamente hay que recuperar, bajando controlado y no apurando el paso; sigue la costanera (hermosa por lo demás) y ya no queda nada.

Te das la vuelta por la costanera y casi terminando la misma debes girar en “U” y volver hacia atrás para recorrer los últimos 1 a 1,5 kilómetros en donde estaba la meta; cuento corto: terminé en cuarto lugar, con una rodilla a mal traer, pero más que eso feliz por poder haber corrido una hermosa carrera junto a mi familia.

Al pensar en escribir esta pequeña columna antes, pensé que no aprendería mucho, errado estaba ya que me dejan grandes lecciones:

  1. Revisa siempre el recorrido antes, (iba por una carrera en la ciudad y termine corriendo mitad de un cross country).
  2. Elige bien tu indumentaria, (al pensar que iba a correr en ciudad, tomé zapatillas que no eran para nada de cross o trail, lo que llevó a caerme).
  3. Disfruta la carrera, el antes, durante y después. (tendía  enojarme porque la carrera comenzó atrasada, pero no me di cuenta que era la primera vez que como familia estábamos corriendo con mi esposa e hija; si lo sé, varias veces tiendo a ser estúpido).

Por último, les dejo el video de una funcionalidad (flylabs), que encontré en Strava (en el software de escritorio), que te da la carrera con todos los que corrieron ese día.

Nos vemos pronto en otra carrera!

Advertisement