Beneficios de mantenerse activo y cómo monitorear tu actividad física

0
Advertisement

Cuando una persona tiene el objetivo de llevar una vida más saludable, seguramente, concentrará sus esfuerzos en dos cosas: llevar una alimentación balanceada y tener más actividad física. Pero ¿por qué hacer ejercicio es tan importante?

Según la Organización Mundial de la salud, es necesario realizar por lo menos 150 minutos semanales de actividad física para tener una buena salud. Además de los beneficios físicos, la actividad física genera estímulos cerebrales que desencadenan sensaciones de euforia, felicidad, optimismo y buena autoestima.

 Beneficios de mantenerse activo

  1. Controla tu peso: si haces ejercicio de forma regular, mantendrás tu peso ideal. Por supuesto, si tu objetivo es perder peso, la actividad física constante te ayudará a conseguirlo. En este punto debes tomar en cuenta que las calorías que quemas son proporcionales a la intensidad de ejercicio que realizas, es decir, que entre más intensa sea la actividad físicas más calorías perderás. Con los dispositivos de muñeca de Fitbit podrás saber cuándo estas en la zona de quema de grasa en tu entrenamiento, la cual va desde 50% al 69% de tu ritmo cardiaco máximo.
  2. Reduce el riesgo de contraer enfermedades: tal como se mencionó anteriormente, el ejercicio te brinda una mayor salud y previene la aparición de enfermedades cardíacas y de cáncer. Además, ayuda a controlar los niveles de colesterol y la presión arterial alta, finalmente, es importante señalar que la actividad física es una excelente aliada para combatir la obesidad y mejorar la circulación sanguínea.
  3. Fortalece los músculos y los huesos: el uso de pesas favorece el desarrollo muscular y fortalece el corazón. Por su parte, los huesos ser irán fortaleciendo y se disminuirá el riesgo de sufrir facturas y prevendrá la osteoporosis.
  4. Menos fatiga: cuando comienzas a ejercitarte, tu cuerpo gana más resistencia. Esto evitará que te sientas cansado durante tu rutina de ejercicio, pero también te ayudará a sentirte más fuerte y resistente durante tus actividades cotidianas. Sin duda, puede sonar un poco ilógico que te sientas menos cansado con el ejercicio; sin embargo, la actividad física fortalece tus pulmones y favorece el buen funcionamiento del sistema cardiovascular, lo cual permite que tu cuerpo realice diferentes actividades con un menor esfuerzo.
  5. Disminuye el estrés y mejora el sueño: con la actividad física, el cerebro produce hormonas que reducirán tu estrés. Gracias a este estado de relajación, podrás dormir mejor. A pesar de lo beneficioso del ejercicio, se recomienda que no lo realices en la noche porque te puede dejar lleno de energía y de euforia, lo que, sin duda, te impedirá dormir.
  6. Aumenta tu coordinación y flexibilidad: gracias al ejercicio, el cuerpo gana mayor elasticidad. Además, tendrás un mayor control y conocimiento sobre tu cuerpo, lo que te permitirá aumentar tu capacidad de coordinación.
  7. Protección contra lesiones: al desarrollar una mayor masa muscular y sistema óseo más resistente, estarás menos expuesto a sufrir algún tipo de lesión.
  8. Mejora tu autoestima: hacer ejercicio producirá cambios en tu cuerpo y, gracias a las hormonas que se liberan en este proceso, en tu mente. Dichos cambios permitirán que sientas una mayor confianza en ti mismo y en tus capacidades.

¿Cómo llevar un control de tu actividad física?

Cuando comienzas a realizar ejercicio de forma más regular o si practicas un deporte de forma más profesional, es sumamente probable que quieras monitorear tu actividad física con el fin de que puedas tener un mayor conocimiento sobre las reacciones de tu cuerpo durante este proceso. Por supuesto, esta información puede serte de mucha utilidad para ayudarte a planear tus próximas rutinas de entrenamiento y, así, conseguir un mejor desempeño y un progreso constante.

¿Qué es lo puede monitorear una persona que hace ejercicio? En primer lugar, su ritmo cardíaco, es decir, las pulsaciones de su corazón durante la actividad física. Dado que la hidratación es un proceso muy importante, especialmente durante las cargas de ejercicio, también es importante tener un control sobre la cantidad de agua que se consume y la cantidad de agua que se pierde. Finalmente, también se debe monitorear el sueño, pues gracias a él, la persona conseguirá el descanso necesario para seguir ejercitándose.

Aunque todos factores se pueden monitorear de forma manual, lo cierto es que la tecnología ha evolucionado tanto que los deportistas cuentan con diferentes dispositivos que les permitirán tener un mayor control de la información que quieren obtener. Los dispositivos más recomendados; los de Fitbit, cuentan con diferentes características que se adaptarán a las necesidades de cada persona. Los dispositivos de Fitbit pueden monitorear más de 15 ejercicios basados en objetivos, algunos de estos ejercicios son correr, ciclismo, natación, yoga, entre otros. Durante tu entrenamiento podrás recibir estadísticas en tiempo real. Pero ¿qué pasa con el agua, el sueño y el ritmo cardíaco? Los dispositivos de Fitbit funcionan con una aplicación móvil que te ayudan a visualizar y monitorizar más aspectos de tu cuerpo, en el caso la hidratación puedes llevar conteo de la ingesta de agua. También tienes la opción de dirigirte a la sección de peso o alimentos. Como sus nombres lo dicen, en estos apartados podrás registrar tu peso y registrar los alimentos que has consumido con el fin de que la aplicación realice un conteo calórico y energético.

Una vez que hayas ingresado la información, podrás consultar la aplicación a lo largo del día para saber la cantidad de calorías y de agua que has consumido. Esta información te permitirá determinar si te encuentras hidratado o si necesitas consumir más agua.

Además del consumo calórico, la aplicación también mide tu actividad diaria y analiza tus horas de sueño, lo que te permitirá conocer si tu tiempo de descanso y recuperación es suficiente o si necesitas mejorarlo. De igual forma, si padeces de un trastorno de sueño y no lo sabes, la aplicación del reloj lo registrará y tú podrás acudir con tu médico*. (*Los dispositivos de Fitbit y su aplicación, no son un dispositivo médico pero es una herramienta que monitorea actividades que influyen en nuestra salud).

¿Qué pasa con el ritmo cardíaco? Para un deportista, contar con esta medida es de suma importancia porque les ayuda a tener un mejor conocimiento sobre su resistencia y su desempeño durante la actividad física. Aunque sin duda puedes medirlo con tus dedos, es mejor contar con un dispositivo más preciso y que tenga un registro de todo el progreso que vas realizando. Las zonas de ritmo cardíaco te ayudan a optimizar tu entrenamiento orientándote hacia diferentes intensidades de entrenamiento, los cual te ayuda a conseguir tus objetivos deportivos más rápido.

Los dispositivos Fitbit Charge 3, Fitbit Versa y Fitbit Ionic también incluyen avisos para moverte. Estos avisos te animan a caminar al menos 250 pasos cada hora. Sentirás una vibración y verás un aviso en la pantalla 10 minutos antes de cada hora si no has dado 250 pasos.

En la aplicación de Fitbit podrás agregar a tus amigos para competir sanamente con la cantidad de pasos de cada uno. También podrías enviar mensajes, motivación y burlas amigables.

Como bien sabemos, la tecnología es una herramienta para facilitar nuestras vidas, por ello, es ideal para monitorear tu actividad física, pero también para motivarte a que continúes con tus rutinas de ejercicio. Gracias a la información que puede reunir, los dispositivos de Fitbit te permitirá hacer un seguimiento más completo de tu actividad física, lo cual puede servirte para modificar objetivo o para ver que el esfuerzo que estás realizando valga la pena.

Para más información de los dispositivos de Fitbit puedes visitar: https://www.fitbit.com/cl/home

Advertisement