Cómo actuar ante un esguince

0
Advertisement

El esguince es común, más aun el esguince de tobillo y/o rodilla en el mundo del running, el cuál perjudica tu entrenamiento. Los síntomas se declaran a minutos, dolor e inflamación que puede venir acompañado por impotencia funcional.

Por Jonathan Tirado Cataldo, Kinesiólogo en Más Kinesict Viña del Mar. Director y Co-Fundador de Más Kinesic Viña del Mar. 

Por esguince se entiende la distensión o rotura total o parcial de un ligamento (estructura formada por tejido fibroso, principalmente colágeno, que une los huesos de las articulaciones), que se produce como consecuencia de la tracción o excesivo estiramiento del mismo. Es la lesión más frecuente, aunque no se conoce con exactitud su frecuencia de presentación ya que la mayoría de las personas con pequeños esguinces no acuden a la atención médica. El esguince de tobillo suele suceder cuando el pie cae mal en el terreno y el peso del cuerpo cae sobre el pie invertido, forzando el movimiento.

Tipos de Esguinces y síntomas.

Podemos clasificar en III grados el esguince:

Grado I (leve): rotura de algunas fibras ligamentosas, presenta dolor localizado y leve, aumento de la temperatura, sin inestabilidad articular.

Grado II (moderado): rotura parcial del ligamento, dolor difuso, discapacidad moderada, aumento de la temperatura, inestabilidad articular al movimiento pasivo.

Grado III (grave): rotura completa del ligamento, dolor intenso e incapacidad, aumento de temperatura acompañado de hematoma y derrame, con inestabilidad articular.

Como se mencionó anteriormente los signos y síntomas son: dolor, inflamación, hematoma, movimiento limitante, en ocasiones se puede sentir un “crujido”. Generalmente ocurren en el tobillo, muñeca, mano y rodilla.

Se debe destacar que no siempre el grado de dolor es proporcional a la importancia de la lesión. Es posible encontrar en los esguince de grado III una fase de analgesia (sin dolor) post trauma.

¿Qué debo hacer?

Nunca te autodiagnostiques, si presentas algún signo o síntoma mencionado, acude a un especialista ya que de lo contrario el tiempo de recuperación es mayor, hablamos desde semanas hasta meses.

Debes abandonar de inmediato la actividad física e inmovilizar. Durante las primeras 72 horas aplica hielo en la zona entre 15 a 20 minutos por lo menos cada 4 horas, mantén la articulación elevada por encima del corazón para disminuir la inflamación al menos las primeras 24 horas, envuelve la zona afectada con un vendaje compresivo para proporcionar estabilidad. Tan pronto te sientas cómodo camina y carga peso sobre la pierna afectada, evita cojear (en el caso que el esguince sea en extremidad inferior). Acude por ayuda profesional.

¿Puedo volver al entrenamiento?

Luego de haber consultado con tú médico y haber esclarecido el diagnostico, necesitas de un kinesiólogo, el cuál es el profesional de la salud especialista en el movimiento del cuerpo humano por lo que es el único que puede ayudarte en la rehabilitación y pronta reanudación de tu entrenamiento. El tratamiento de rehabilitación se basa en ejercicios de fortalecimiento de las estructuras y musculatura, manejo del edema, mejorar propiocepción y estabilidad.

Habitualmente se aconseja volver a correr luego de 2 a 3 semanas (15 a 20 días).

¿Puedo prevenir los esguinces?

Toda lesión se puede prevenir siguiendo estos consejos:

  • Forzar las estructuras de tu cuerpo, a veces se cansan y fatigan.
  • Mantener una dieta balanceada ayuda a la fuerza en estas estructuras.
  • Evitar caídas.
  • Estar atento a las alteraciones del terreno.
  • Realizar movimientos y elongaciones pre y post ejercicio físico.
  • Usar un calzado adecuado ayuda a prevenir y potencia tus capacidades.

Todos estamos expuestos a sufrir algún tipo de lesión, es importante mantenerse informado para así puedas reaccionar en el momento y de forma oportuna.

Advertisement